Atlas de Video Endoscopia Gastrointestinal de El Salvador. Larga Colección de imágenes y videos de alta resolución de endoscopia gastrointestinal con casos reportados.
Atlas de Endoscopia Gastrointestinal de El Salvador.
A pesar que el duodeno constituye el segundo sitio más frecuente para el desarrollo de  divertículos en el tubo digestivo (después del colon), únicamente un grupo limitado de pacientes desarrollan sintomatología asociada a su presencia.

Secuencia Video Endoscópica 1 de 2.

Divertículo Duodenal.

 A pesar que el duodeno constituye el segundo sitio más
 frecuente para el desarrollo de divertículos en el tubo
 digestivo (después del colon), únicamente un grupo
 limitado de pacientes desarrollan sintomatología
 asociada a su presencia.

 Clasificación de los divertículos duodenales 

 Clasificación según su forma 

  • Congénitos
  • Adquirido

 Clasificación según su situación 

  • Extraluminales
  • Intraluminales

 La mayoría de ellos son adquiridos y extraluminales.
 La incidencia del divertículo duodenal aumenta con la edad.

 Para mayores detalles de la endoscopia, descargue el video
 presionando sobre la imagen. Si desea observarlas en
 modo de pantalla completa, espere a que se complete la
 descarga y presione Alt + Enter (Windows Media Player).

 Todas las imágenes endoscópicas de este atlas contienen
 un video.

Los divertículos duodenales son lesiones adquiridas formadas por una saculación de la mucosa y submucosa que se hernian a través de un defecto muscular. Fueron descritos por primera vez en 1845 por Boyd.

Secuencia Video Endoscópica 2 de 2.

 Los divertículos duodenales son lesiones adquiridas
 formadas por una saculación de la mucosa y submucosa
 que se hernian a través de un defecto muscular.

 A diferencia de los divertículos colónicos, los duodenales
 difícilmente producen sintomatología tal vez debido a su
 mayor tamaño, al flujo intraluminal aumentado y a que el
 contenido duodenal es relativamente estéril. Sin embargo,
 los divertículos duodenales desarrollan sintomatología
 clínica hasta en un 5% de los casos, puede deberse a
 diverticulitis, hemorragia, obstrucción, neumoperitoneo y
 malaabsorción en el caso del desarrollo de fístulas
 duodenocolónicas; en algunas ocasiones pueden
 condicionar dolor abdominal crónico.

 Menos del 10% de los divertículos son sintomáticos y
 aproximadamente menos del 1% requerirá tratamiento
 quirúrgico.

 

Los divertículos yuxtapapilares se han asociado a una serie de patologías biliopancreáticas de potencial manejo mediante endoscopia. Sin embargo, en estos pacientes los límites anatómicos de la papila están alterados y el trayecto del colédoco desplazado. Esto hace que tanto el acceso a la papila, como la canulación de la vía biliar sea más difícil y el riesgo de complicación más alto.

Secuencia Video Endoscópica 1 de 2.

 Los divertículos yuxtapapilares se han asociado a una serie
 de patologías biliopancreáticas de potencial manejo
 mediante endoscopia. Sin embargo, en estos pacientes los
 límites anatómicos de la papila están alterados y el
 trayecto del colédoco desplazado. Esto hace que tanto el
 acceso a la papila, como la canulación de la vía biliar sea
 más difícil y el riesgo de complicación más alto.

 El principal riesgo del divertículo duodenal en la
 colangiografía endoscópica es la perforación, por lo que
 debe limitarse la insuflación del duodeno y tener cuidado
 con la manipulación de la cánula o el esfinterotomo al
 intentar canular la papila.

 La relación del divertículo duodenal con coledocolitiasis es
 alta. La incidencia de coledocolitiasis mayor en los
 pacientes con divertículo duodenal a diferencia de los
 pacientes sin divertículo duodenal.

 Clasificación endoscópica del divertículo duodenal
 periampular (DDP) en tres tipos, de acuerdo a su relación
 con la papila.

 Tipo I: Papila intradiverticular
 A. Papila superficial
 B. Papila profunda
 Tipo II:Papila en el margen del divertículo
 Tipo III:Papila cercana al divertículo pero sin contacto
 con el mismo.

 

Existe evidencia de que la presencia de un divertículo periampular está relacionado con la patogénesis de cálculos primarios de la vía biliar, generalmente por E. Coli, que produce betaglucuronidasa que desdobla la bilirrubina conjugada combinándose con calcio para formar cálculos de color café

Secuencia Video Endoscópica 2 de 2.

 Existe evidencia de que la presencia de un divertículo
 periampular está relacionado con la patogénesis de
 cálculos primarios de la vía biliar, generalmente por
 E. Coli, que produce betaglucuronidasa que desdobla la
 bilirrubina conjugada combinándose con calcio para formar
 cálculos de color café.

 Los síntomas producidos por el divertículo duodenal
 generalmente están relacionados con complicaciones de la
 región pancreatobiliar como ictericia obstructiva,
 colangitiso pancreatitis, como consecuencia de un aumento
 de la presión en un divertículo inflamado y con problemas
 de vaciamiento, o debido a infecciones bacterianas
 ascendentes por estasis de partículas de alimento y
 crecimiento bacteriano, lo que puede ser una causa de
 colangitis o pancreatitis recidivante.

 La colonización bacteriana del divertículo habitualmente es
 por Escherichia coli, que migra al interior de la vía biliar,
 al haber estasis intradiverticular se produce
 
betaglucuronidasa que desdobla la bilirrubina conjugada
 
combinándola con calcio para formar bilirrubinato de calcio.

 Entre más cerca esté el divertículo de la papila,mayor
 incidencia de colonización de la vía biliar; siendo
del 70 al
 90% para los divertículos peripapilares y del 45% si el
 divertículo está más distante.

Divertículo Duodenal. Los divertículos, del latín diverticulum (desviación de un camino) son formaciones saculares o bolsas de una cavidad o tubo principal, se localizan frecuentemente en el tracto digestivo, precisamente el duodeno es el segundo segmento

Divertículo Duodenal.

 Los divertículos, del latín diverticulum (desviación de un
 camino) son formaciones saculares o bolsas de una cavidad
 o tubo principal, se localizan frecuentemente en el tracto
 digestivo, precisamente el duodeno es el segundo
 segmento.

 Dos tercios se localizan en segunda porción duodenal, en
 su mayoría yuxtapapilares, y solo un 10% en tercera y
 cuarta porción.

 

PeriampularDivert1

Secuencia Video Endoscópica 1 de 2.

Divertículo Duodenal

 Los divertículos de intestino delgado son una rara
 entidad que puede ser diagnosticada de forma accidental
 en el curso de estudios endoscópicos, radiológicos
 y/o quirúrgicos. La frecuencia de complicaciones
 (hemorragia, malabsorción) es escasa.

 La diverticulosis del intestino delgado es una causa muy
 rara de hemorragia digestiva alta. Los divertículos del
 intestino delgado predominan con gran frecuencia en el
 duodeno con cerca del 80% de los casos, seguido de las
 localizaciones en el yeyuno e íleon con el 18% de los
 enfermos y están afectadas las tres porciones del intestino
 delgado en el 2% de los enfermos.

 La mayoría de los divertículos duodenales se originan en
 un área situada de 1 a 2 centímetros de la ampolla de
 Váter, pueden obstruir el conducto común y ser causa de
 ictericia. Pueden presentar complicaciones el 20% de los
 casos, siendo la más frecuente la hemorragia digestiva,
 seguida de la diverticulitis con perforación y posible
 formación de abscesos peridiverticulares y en tercer lugar
 los cuadros de malabsorción intestinal. La diverticulosis
 yeyunal se complica con mucha mayor frecuencia que la
 diverticulosis duodenal.

El diagnóstico clínico presenta dificultad debido a que no existe una presentación característica, generalmente, los síntomas son imprecisos, menos del 10 % de los DD son francamente sintomáticos, por lo que puede presentar dificultades diagnósticas de consideración si no es tenido en cuenta. Las manifestaciones clínicas están relacionadas con las complicaciones que provocan sobre la región pancreatobiliar.

Secuencia Video Endoscópica 2 de 2.

Divertículo Duodenal

 El diagnóstico clínico presenta dificultad debido a que no
 existe una presentación característica, generalmente, los
 síntomas son imprecisos, menos del 10 % de los
 
Divertículos Duodenales son francamente sintomáticos,
 por lo que puede presentar dificultades diagnósticas de
 consideración si no es tenido en cuenta. Las
 manifestaciones clínicas están relacionadas con las
 complicaciones que provocan sobre la región
 pancreatobiliar.

 

 La transformación maligna es excepcional, ocurre sólo relacionada con la inclusión de tejido pancreático o gástrico ectópico, no es corroborada la asociación con las neoplasias de las vías biliares. El DD puede sufrir inflamación aguda, diverticulitis, esta se produce por un mal vaciamiento del divertículo, se presenta con más frecuencia en los de base pequeña y cuello estrecho que se ubican en la cara lateral del duodeno, pueden evolucionar a la formación de abscesos y fístulas; la diverticulitis aguda es rara, logra confundirse clínicamente con otros procesos abdominales como la úlcera perforada, la colecistitis o la pancreatitis.

Divertículo Duodenal.

 La transformación maligna es excepcional, ocurre sólo
 relacionada con la inclusión de tejido pancreático o
 gástrico ectópico, no es corroborada la asociación con las
 neoplasias de las vías biliares. El DD puede sufrir
 inflamación aguda, diverticulitis, esta se produce por un
 mal vaciamiento del divertículo, se presenta con más
 frecuencia en los de base pequeña y cuello estrecho que
 se ubican en la cara lateral del duodeno, pueden
 evolucionar a la formación de abscesos y fístulas; la
 diverticulitis aguda es rara, logra confundirse clínicamente
 con otros procesos abdominales como la úlcera perforada,
 la colecistitis o la pancreatitis.

 La perforación es infrecuente. s la más grave de las
 complicaciones, con una mortalidad aproximada del 50 %.
 Otra complicación descrita es la hemorragia, ésta suele ser
 de pequeña cantidad y repetida, se manifiesta mayormente
 como anemia y excepcionalmente a modo de sangramiento
 digestivo alto, macroscópicamente evidente y se origina
 por ulceración de la mucosa diverticular. También el DD
 puede ser un factor causal de pancreatitis aguda y crónica,
 sobre todo en los divertículos ampulares.