Atlas de Video Endoscopia Gastrointestinal de El Salvador. Larga Colección de imágenes y videos de alta resolución de endoscopia gastrointestinal con casos reportados.
Atlas de Endoscopia Gastrointestinal de El Salvador.
Vatercastent1

 Secuencia Video Endoscópica 1 de 5.

Extenso Adenocarcinoma de la papila de Váter.

Este paciente de 68 años de sexo masculino, es referido a nuestra unidad para evaluación de síndrome icterico.

 Para mayores detalles descargar los videos presionando
 sobre las imágenes endoscópicas. Si los desea observar
 en pantalla completa, esperar a que se descargue
 completamente luego presionar Alt y Enter (pantalla
 completa).
 Todas las imágenes endoscópicas de este Atlas
 contienen un Video.
  
 

Los adenocarcinomas de la Ampolla de Vater (Ampulomas) representan el 2% de todos los carcinomas y el 5% de todos los tumores del aparato digestivo y aparecen en una edad promedio de 54 años.

 Secuencia Video Endoscópica 2 de 5.

 Se le colocó un stent para efectos de drenaje biliar

 Los adenocarcinomas de la Ampolla de Vater (Ampulomas)
 representan el 2% de todos los carcinomas y el 5% de
 todos los tumores del aparato digestivo y aparecen en una
 edad promedio de 54 años.

 

Producen obstrucción biliar total o parcial, la primera se manifiesta por dilatación de vías biliares con las paredes finas; en la segunda el colédoco se encuentra dilatado pero con paredes engrosadas donde se suelen agregar infecciones.

 Secuencia Video Endoscópica 3 de 5.

 Producen obstrucción biliar total o parcial, la primera se
 manifiesta por dilatación de vías biliares con las paredes
 finas; en la segunda el colédoco se encuentra dilatado pero
 con paredes engrosadas donde se suelen agregar
 infecciones.

 

Infiltra estructuras vecinas pero en forma lenta, por lo que su pronóstico es bueno dentro de los tumores digestivos, pero por la tardía aparición de síntomas y el tratamiento también tardío, ensombrecen el pronóstico.

 Secuencia Video Endoscópica 4 de 5.

 Infiltra estructuras vecinas pero en forma lenta, por lo que
 su pronóstico es bueno dentro de los tumores digestivos,
 pero por la tardía aparición de síntomas y el tratamiento
 también tardío, ensombrecen el pronóstico.   

Los síntomas son similares a una obstrucción biliar de origen litiásico, siendo el principal diagnóstico diferencial. Es constante la aparición de la ictericia de tipo intermitente, adelgazamiento, anorexia, hemorragia digestiva identificada como melena o sangre oculta en materia fecal. En el examen físico existe hepatomegalia en el 80% de los casos debido a estasis biliar y la vesícula biliar palpable puede no estar presente en casos de obstrucción intermitente.

 Secuencia Video Endoscópica 5 de 5.

 Los síntomas son similares a una obstrucción biliar de
 origen litiásico, siendo el principal diagnóstico diferencial.
 Es constante la aparición de la ictericia de tipo
 intermitente, adelgazamiento, anorexia, hemorragia
 digestiva identificada como melena o sangre oculta en
 materia fecal. En el examen físico existe hepatomegalia en
 el 80% de los casos debido a estasis biliar y la vesícula
 biliar palpable puede no estar presente en casos de
 obstrucción intermitente.

Extenso carcinoma de la papila de Vater. Imagen con duodenoscopio. Más rasgos endoscópicos descargar el video presionado sobre la imagen y observar estos en pantalla completa.

 Secuencia Video Endoscópica 1 de 4.

 Extenso Adenocarcinoma de la papila de Vater.

 Imagen con duodenoscopio.
 
 

El carcinoma de ámpula de Vater es un tumor de presentación poco frecuente y cuando se diagnostica, por lo general, es en etapas tardías con tumor no resecable. El diagnóstico precoz permite un manejo temprano y un mejor pronóstico.     Más rasgos endoscópicos descargar el video presionado sobre la imagen y observar estos en pantalla completa.

Secuencia Video Endoscópica 2 de 4.

 El carcinoma de ámpula de Vater es un tumor de
 presentación poco frecuente y cuando se diagnostica, por
 lo general, es en etapas tardías con tumor no resecable.
 El diagnóstico precoz permite un manejo temprano y un
 mejor pronóstico.

El carcinoma de ámpula El 99% de los tumores malignos de la Ampolla de Vater, son Adenocarcinomas. Resultan infrecuentes y de difícil diagnóstico ya que concurren en el área, las patologías pancreáticas, del tercio distal del conducto biliar común, conducto pancreático y mucosa duodenal adyacente. El término carcinoma ampular no sólo hace referencia a una ubicación topográfica sino también al origen histológico de los mismos, ya que implica que derivan de la mucosa intestinal que tapiza dicha región. Algunos autores sostienen que lesiones con características histomorfológicas diagnosticadas como adenoma velloso o pólipo vello-glandular, serían el origen de tales neoplasias.

Secuencia Video Endoscópica 3 de 4.

 El 99% de los tumores malignos de la Ampolla de Vater,
 son adenocarcinomas. Resultan infrecuentes y de difícil
 diagnóstico ya que concurren en el área, las patologías
 pancreáticas, del tercio distal del conducto biliar común,
 conducto pancreático y mucosa duodenal adyacente.
 El término carcinoma ampular no sólo hace referencia a
 una ubicación topográfica sino también al origen histológico
 de los mismos, ya que implica que derivan de la mucosa
 intestinal que tapiza dicha región. Algunos autores
 sostienen que lesiones con características
 histomorfológicas diagnosticadas como adenoma velloso o
 "pólipo vello-glandular", serían el origen de tales
 neoplasias.

El carcinoma de la ámpula de Vater es más frecuente entre la quinta y séptima década de la vida.  Más rasgos endoscópicos descargar el video presionado sobre la imagen y observar estos en pantalla completa.

Secuencia Video Endoscópica 4 de 4.

 El carcinoma de la ámpula de Vater es más frecuente entre
 la quinta y séptima década de la vida.

Carcinoma de la papila de Vater. Esta imagen es obtenida con un endoscopio frontal.

Carcinoma de la papila de Vater.

 Esta imagen es obtenida con un endoscopio frontal.

Adenoma velloso de la papila de Vater y divertículo  Juxtapapilar.  Paciente masculino de 73 años el cual se le encontró un adenoma velloso de la papila de Vater comprobado con las  biopsias, presentó ictericia y elevación marcada de la fosfatasa alcalina, el ultrasonido abdominal reportó un árbol biliar dilatado.

Adenoma velloso de la papila de Vater y divertículo Juxtapapilar.

 Paciente masculino de 73 años el cual se le encontró un
 adenoma velloso de la papila de Vater comprobado con las
 biopsias, presentó ictericia y elevación marcada de la
 fosfatasa alcalina, el ultrasonido abdominal reportó un
 árbol biliar dilatado. 

 

 

 

Adenocarcinoma de la papila de Vater.    Esta imagen es obtenida con un endoscopio frontal.

 Secuencia Video Endoscópica 1 de 5.

Adenocarcinoma de la papila de Vater.

 Esta imagen es obtenida con un endoscopio frontal.

Adenocarcinoma de la papila de Vater.   En esta imagen y video es observada con duodenoscopio lateral.

Secuencia Video Endoscópica 2 de 5.

Adenocarcinoma de la papila de Vater.

En esta imagen y video es observada con duodenoscopio lateral.

El 99% de los tumores malignos de la Ampolla de Vater, son carcinomas. Resultan infrecuentes y de difícil diagnóstico ya que concurren en el área, las patologías pancreáticas, del tercio distal del conducto biliar común, conducto pancreático y mucosa duodenal adyacente. El término carcinoma ampular no sólo hace referencia a una ubicación topográfica sino también al origen histológico de los mismos, ya que implica que derivan de la mucosa intestinal que tapiza dicha región. Algunos autores sostienen que lesiones con características histomorfológicas diagnosticadas como adenoma velloso o "pólipo vello-glandular",serían el origen de tales neoplasias.

Secuencia Video Endoscópica 3 de 5.

 El 99% de los tumores malignos de la Ampolla de Vater,
 son carcinomas. Resultan infrecuentes y de difícil
 diagnóstico ya que concurren en el área, las patologías
 pancreáticas, del tercio distal del conducto biliar común,
 conducto pancreático y mucosa duodenal adyacente. El
 término carcinoma ampular no sólo hace referencia a una
 ubicación topográfica sino también al origen histológico de
 los mismos, ya que implica que derivan de la mucosa
 intestinal que tapiza dicha región. Algunos autores
 sostienen que lesiones con características
 histomorfológicas diagnosticadas como adenoma velloso o
 "pólipo vello-glandular",serían el origen de tales
 neoplasias.

CaPapilaGigant4

Secuencia Video Endoscópica 4 de 5.

Cromoendoscopia con índigo carmín.

 

 

Los adenocarcinomas de la Ampolla de Vater resultan infrecuentes comparados con la patología neoplásica de las estructuras que conforman la región periampular (cabeza de páncreas, tercio distal del conducto biliar común, conducto pancreático y mucosa duodenal adyacente), las cuales pueden presentarse con similares síntomas clínicos . En general ocurren entre la 5ta y 7ma décadas de la vida; con predilección por el sexo femenino.  Los pacientes consultan por ictericia obstructiva, a veces intermitente, pérdida de peso, rechazo a la carne y dolor abdominal .

Secuencia Video Endoscópica 5 de 5.

 Los adenocarcinomas de la Ampolla de Vater resultan
 infrecuentes comparados con la patología neoplásica de las
 estructuras que conforman la región periampular
 (cabeza de páncreas, tercio distal del conducto biliar común,
 conducto pancreático y mucosa duodenal adyacente), las
 cuales pueden presentarse con similares síntomas clínicos.
 En general ocurren entre la 5ta y 7ma décadas de la vida;
 con predilección por el sexo femenino.

Los pacientes consultan por ictericia obstructiva, a veces intermitente, pérdida de peso, rechazo a la carne y dolor abdominal.

 

 

Adenocarcinoma de la Vesícula Biliar. El cual infiltra las paredes del duodeno. Paciente femenina de 53 años con adenocarcinoma de la Vesícula Biliar. Se observa extensa infiltración neoplásica en la segunda porción del duodeno.

Secuencia Video Endoscópica 1 de 3.

Adenocarcinoma de la Vesícula Biliar.

 El cual infiltra las paredes del duodeno.
 Paciente femenina de 53 años con adenocarcinoma de la
 Vesícula Biliar. Se observa extensa infiltración neoplásica
 en la segunda porción del duodeno.
 

Adenocarcinoma de la Vesícula Biliar.  Imagen de un stent 12 fr.  que fue colocado previamente en la papila de Vater.

Secuencia Video Endoscópica 2 de 3.

 Imagen de un stent 12 fr. que fue colocado previamente en
 la papila de Vater.

Adenocarcinoma de la Vesícula Biliar. Debido a varios episodios de sangramiento debido a esta infiltración neoplásica usamos como medida paliativa: Argón Plasma Coagulador APC.

Secuencia Video Endoscópica 3 de 3.

 Debido a varios episodios de sangramiento debido a esta
 infiltración neoplásica usamos como medida paliativa:
 Argón Plasma Coagulador APC.

 Secuencia Video Endoscópica 1 de 20.

Colangiocarcinoma que infiltra el borde de un divertículo duodenal, la papila de Vater y cabeza del páncreas.

 Paciente masculino de 77 años, con ictericia, a quien se le
 había practicado estudios de imágenes incluyendo una
 endoscopia del aparato digestivo superior en otra
 institución, esta infiltración neoplásica al parecer fue
 desapercibida.

El término colangiocarcinoma (CC) fue originalmente referido sólo al tumor primario del conducto biliar intrahepático y no fue usado para el compromiso extrahepático. Actualmente su denominación incluye el tumor intrahepático, perihiliar y extrahepático distal de los conductos biliares. Se desconoce su etiología, pero se sabe que hay factores que aumentan el riesgo de CC tales como: colangitis esclerosante primaria, adenoma de conducto biliar, enfermedad de Caroli y el hábito tabáquico. La edad media de aparición es de 60-65 años, sin diferencia entre sexos.

 Secuencia Video Endoscópica 2 de 20.

 El término colangiocarcinoma (CC) fue originalmente
 referido sólo al tumor primario del conducto biliar
 intrahepático y no fue usado para el compromiso
 extrahepático. Actualmente su denominación incluye el
 tumor intrahepático, perihiliar y extrahepático distal de los
 conductos biliares. Se desconoce su etiología, pero se sabe
 que hay factores que aumentan el riesgo de CC tales como:
 colangitis esclerosante primaria, adenoma de conducto
 biliar, enfermedad de Caroli y el hábito tabáquico. La edad
 media de aparición es de 60-65 años, sin diferencia entre
 sexos.

El colangiocarcinoma es un tumor poco frecuente que se origina del epitelio de la vía biliar, ya sea intra o extrahepática. Se presenta con mayor frecuencia en pacientes con condiciones inflamatorias crónicas de la vía biliar, y su presentación más habitual es la ictericia no dolorosa. Con frecuencia el tumor es irresecable al momento del diagnóstico, y sólo se puede ofrecer manejo paliativo, ya sea quirúrgico o endoscópico. La colangiografía endoscópica es una buena opción para la descompresión de la vía biliar en los tumores distales de la misma, si bien no es útil en los que involucran ambos hepáticos. El pronóstico de los pacientes con este tumor es malo, ya que tiene una alta mortalidad y morbilidad a corto plazo.

 Secuencia Video Endoscópica 3 de 20.

 El colangiocarcinoma es un tumor poco frecuente que se
 origina del epitelio de la vía biliar, ya sea intra o
 extrahepática. Se presenta con mayor frecuencia en
 pacientes con condiciones inflamatorias crónicas de la vía
 biliar, y su presentación más habitual es la ictericia no
 dolorosa. Con frecuencia el tumor es irresecable al
 momento del diagnóstico, y sólo se puede ofrecer manejo
 paliativo, ya sea quirúrgico o endoscópico. La
 colangiografía endoscópica es una buena opción para la
 descompresión de la vía biliar en los tumores distales de la
 misma, si bien no es útil en los que involucran ambos
 hepáticos. El pronóstico de los pacientes con este tumor es
 malo, ya que tiene una alta mortalidad y morbilidad a corto
 plazo.

 

Los colangiocarcinomas son tumores poco frecuentes que se pueden presentar en cualquier parte del árbol biliar intra o extrahepático. El riesgo para desarrollar este tumor se incrementa en condiciones inflamatorias crónicas, en particular cuando la bilis está infectada o ectásica.1 Los colangiocarcinomas se clasifican anatómicamente en intrahepáticos, parahiliares y distales. Los que se originan en la vía biliar extrahepática son tumores relativamente raros, con una incidencia de 0.01 a 0.46 por ciento en series de autopsias.  De un 60 a un 80% de los casos de colangiocarcinoma son de localización perihiliar, siendo el sitio más frecuente la bifurcación del hepático. Cuando los tumores tienen esta localización reciben el nombre de tumor de Klatskin.

 Secuencia Video Endoscópica 4 de 20.

 Los colangiocarcinomas son tumores poco frecuentes que
 se pueden presentar en cualquier parte del árbol biliar
 intra o extrahepático. El riesgo para desarrollar este tumor
 se incrementa en condiciones inflamatorias crónicas, en
 particular cuando la bilis está infectada o ectásica. Los
 colangiocarcinomas se clasifican anatómicamente en
 intrahepáticos, parahiliares y distales. Los que se originan
 en la vía biliar extrahepática son tumores relativamente
 raros, con una incidencia de 0.01 a 0.46 por ciento en
 series de autopsias. De un 60 a un 80% de los casos de
 colangiocarcinoma son de localización perihiliar, siendo el
 sitio más frecuente la bifurcación del hepático. Cuando los
 tumores tienen esta localización reciben el nombre de
 tumor de Klatskin.

Caduodenal5

Secuencia Video Endoscópica 5 de 20.

 Pieza Macroscópica, Se observa el divertículo.

Tejido duodenal de aspecto ligeramente edematoso y región ampular deprimida, con apariencia erosionada en los bordes y pérdida de la anatomía normal ampular.

 

Otro detalle de la porción ampular deprimida e irregular con abertura de aspecto diverticular.

Secuencia Video Endoscópica 6 de 20.

 Otro detalle de la porción ampular deprimida e irregular con abertura de aspecto diverticular.

Un detalle más cercano de la region ampular mostrando un ostium de tipo diverticular y bordes erosionados.

Secuencia Video Endoscópica 7 de 20.

 Un detalle más cercano de la región ampular mostrando un
 ostium de tipo diverticular y bordes erosionados.

Tumor del coledoco distal comprimiendo y deformando malformación diverticular duodenal adyacente.

Secuencia Video Endoscópica 8 de 20.

 Tumor del coledoco distal comprimiendo y deformando
 malformación diverticular duodenal adyacente.

Detalle cercano del tumor colangiolar y del divertículo duodenal.

Secuencia Video Endoscópica 9 de 20.

 Detalle cercano del tumor colangiolar y del divertículo
 duodenal.

 

Otro aspecto del tumor con tejido de la cabeza del páncreas en la parte inferior. El tratamiento curativo para el colangiocarcinoma sólo es posible con la resección total.

Secuencia Video Endoscópica 10 de 20.

 Otro aspecto del tumor con tejido de la cabeza del
 páncreas en la parte inferior.

 El tratamiento curativo para el colangiocarcinoma sólo es
 posible con la resección total.

 

Un aspecto invertido del corte de la region tumoral para observar sus relaciones con duodeno , divertículo y páncreas.

Secuencia Video Endoscópica 11 de 20.

 Un aspecto invertido del corte de la región tumoral para
 observar sus relaciones con duodeno, divertículo y
 páncreas.

Otro detalle macroscopico del tumor y la abertura diverticular en el duodeno.No fue posible identificar la abertura ampular que estaba invadida por la neoplasia.

Secuencia Video Endoscópica 12 de 20.

Otro detalle macroscópico del tumor y la abertura diverticular en el duodeno. No fue posible identificar la abertura ampular que estaba invadida por la neoplasia

Tumor del conducto colédoco distal con obstrucción total. El espacio adyacente es el divertículo duodenal.

Secuencia Video Endoscópica 13 de 20.

Tumor del conducto colédoco distal con obstrucción total. El espacio adyacente es el divertículo duodenal.

Claramente se aprecia la invasión tumoral al tejido pancreático vecino. Se ve también la desembocadura por separado del divertículo duodenal. Se aprecia como hay una parte deprimida o conducto en región ampular pero obstruida por el tumor.

Secuencia Video Endoscópica 14 de 20.

 Claramente se aprecia la invasión tumoral al tejido
 pancreático vecino. Se ve también la desembocadura por
 separado del divertículo duodenal. Se aprecia como hay
 una parte deprimida o conducto en región ampular pero
 obstruida por el tumor.

Aspecto tubulopapilar de neoplasia colangiolar invadiendo y sustituyendo el tejido ampular.

Secuencia Video Endoscópica 15 de 20.

 Aspecto tubulopapilar de neoplasia colangiolar invadiendo y sustituyendo el tejido ampular.

Conductos grandes y pequeños  neoplasicos de tipo colangiolar, malignos.

Secuencia Video Endoscópica 16 de 20.

 Conductos grandes y pequeños neoplasicos de tipo
 colangiolar, malignos.

 

Aspecto microscópico de neoplasia tubular y de pequeñas glándulas con células cilíndricas de núcleos hipercromaticos.

Secuencia Video Endoscópica 17 de 20.

 Aspecto microscópico de neoplasia tubular y de pequeñas
 glándulas con células cilíndricas de núcleos
 hipercromaticos. 

Parte distal del conducto colédoco que presenta proliferacion neoplásica de glándulas pequeñas en la pared y se ve el compromiso de la mucosa en el lado izquierdo.

Secuencia Video Endoscópica 18 de 20.

 Parte distal del conducto colédoco que presenta
 proliferación neoplásica de glándulas pequeñas en la pared
 y se ve el compromiso de la mucosa en el lado izquierdo.

Detalle panorámico de invasión tumoral a la cabeza del páncreas en la esquina superior y al duodeno periampular en la parte inferior derecha.

Secuencia Video Endoscópica 19 de 20.

 Detalle panorámico de invasión tumoral a la cabeza del
 páncreas en la esquina superior y al duodeno periampular
 en la parte inferior derecha. 

Caduodenal20

Secuencia Video Endoscópica 20 de 20.